Tendencias de boda 2018

Lo primero que se nos viene a la cabeza cuando pensamos en el día de nuestra boda es el vestido de novia. La tendencia son los diseños románticos, con tejidos espectaculares. Crepes, encajes mezclados con tul, bordados, pedrería, aplicaciones. Con cortes y escotes para todos los gustos, para que elijas el que mejor se adapte a tu estilo y figura. En cuanto al calzado, anímate a llevarlos de color y que sean cómodos, es lo último!
El complemento perfecto para un estilo romántico son los recogidos naturales, adornados con tocados y coronas realizadas con flores, tanto naturales como liofilizadas, o de tela.
Para los novios, siguen en alza los modelos clásicos pero con toques de color. También puedes usar chaleco y si te aburren el azul, negro y gris, arriésgate con unos cuadros escoceses. No te excedas con los detalles, no hay que llevarlo todo encima, menos es más. Lo importante es ir cómodo y no sentirte disfrazado. No te recomendamos cambios de look radicales para ese día y si te vas a cortar el pelo, hazlo 7 días antes, que es el periodo de tiempo que necesitamos para acostumbrarnos al nuevo peinado.

Las ceremonias al aire libre son las protagonistas y más ahora que llega el buen tiempo, así como los banquetes decorados con miles de luces y en entornos de cuento. Pero si sois de los que os decantáis por una celebración en interior, buscad fábricas antiguas, bodegas… Una boda en estos ambientes antiguos e industriales acompañados por una iluminación adecuada, dejara boquiabiertos a tus invitados.

Las guirnaldas añadirán el toque sofisticado a la decoración, sea en el lugar que sea. Si has elegido una boda al aire libre, escoge cascadas de luces que decoren e iluminen los rincones donde se celebren el cóctel, la cena o el baile. En cuanto a las sillas, la tendencia es elegir varios tipos distintos, en lugar de que todas las sillas sean exactamente iguales, jugando con la variedad, como si hubieras organizado una reunión informal entre amigos y decóralas con flores, sinónimo de alegría, color, vida y celebración. Y si hablamos de flores, mejor arreglos silvestres y aromáticos. Aplica esto a tus centros de mesa, a tus bodegones, a la decoración floral general e incluso a tu ramo de novia: el romero y el eucalipto, junto con flores rosadas y más atípicas como las peonías o las dalias, te darán como resultado un aire muy campestre y vintage. Y, además, tendrás un aroma fantástico y natural que impregnará cada rincón de tu boda.

Elige un color temático, que puede variar en función de la temporada. Colores vivos y animados para la primavera, cálidos para el verano, pasteles y tonos sepia para el otoño y colores fuertes y arriesgados, como el rojo, para el invierno.

Esperamos haberte ayudado!

Sin comentarios

Escribe un Comentario